Tasa de reemplazo en pensiones de hombres con más de 10 años cotizando promedia 87%

3 de Septiembre, El Mercurio

Expertos comentan su visión respecto del estudio elaborado por el economista Ricardo Paredes, quien reconoce que los montos de las pensiones son bajos, pero no por culpa del sistema de AFP.

Con una década de cotizaciones, los hombres obtienen pensiones con una tasa de reemplazo equivalente al 87% del ingreso imponible de sus últimos diez años de vida activa, mientras que las mujeres llegan al 58%.
Es lo que se concluye de la segunda versión del estudio encargado por la Asociación de AFP al economista del Dictuc -filial de la Universidad Católica- Ricardo Paredes, quien usó como referencia un universo de 26 mil pensionados entre enero y marzo de 2012. Según el informe, la diferencia de las tasas se relaciona con el bajo nivel de ahorros de las mujeres (por menores ingresos y tiempo de cotización), su retiro legal cinco años antes que los hombres y su mayor expectativa de vida.
Así, por ejemplo, el estudio evidencia que los chilenos que se jubilan a la edad legal han cotizado en la AFP unos 19,8 años durante su vida laboral, mientras que las mujeres unos 6,2 años. Pero si se excluye a las trabajadoras que han cotizado menos de un año, la cifra mejora a 15,7 años, pero permanece bajo la marca de los hombres. Ello redunda en una brecha de los montos de pensión, en que la mujeres logran jubilar (a la edad legal) con un promedio de 7,5 UF (o $175 mil), en tanto que los hombres obtienen 9,7 UF (o $223 mil).
Según Paredes, los resultados obedecen a problemas que escapan a la capacidad del sistema de transformar el ahorro en pensión, tarea en la que este ha sido exitoso -según afirma-, cumpliendo incluso con estándares internacionales. De hecho, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima “suficiente” una tasa de reemplazo de 40%; mientras la OCDE calculó para el total de chilenos una tasa de reemplazo ideal de 64,3%.
“Qué le pedimos al sistema: ¿tasa de reemplazo o mayores montos de pensión?”, dice Paredes, quien reconoce que estas son, en general, bajas. Sin embargo, argumenta que “si se aportó una miseria, ¿por qué se le pide al sistema que dé más que una miseria? No se debería criticar al sistema de AFP actual por las pensiones que genera, si es que los salarios son
bajísimos, hay muchas lagunas previsionales, las tasas de cotización son bajas y la gente vive mucho más después de cotizar. Eso es un asunto de lógica”, dijo.
En tanto, el presidente de la Asociación de AFP, Guillermo Arthur, propuso ligar la edad de jubilación a la cantidad de años cotizados, para mejorar la acumulación, sobre todo en mujeres. Ello, además de llamar a resolver el caso de los ex trabajadores del sector público, cuyas pensiones fueron, al menos, 15% menores, debido al “daño previsional”. “Es una situación injusta y ha producido uno de los grandes malestares contra el sistema”, añadió.
El presidente de AFP Habitat, José Antonio Guzmán, destacó el estudio como una muestra de que “cualquier reforma al sistema requiere un análisis muy riguroso, para no crear expectativas falsas”. Sobre todo, considerando que las rentabilidades futuras del sistema pueden no ser tan altas como al inicio del sistema, como coincidió Paredes.


La visión crítica de otros expertos sobre el estudio
El economista de Chile 21, Eugenio Rivera, dice que el análisis no distingue las tasas de reemplazo que asegura el sistema público del esquema privado. Esto en referencia a los beneficiados por el Pilar Solidario, financiado con recursos públicos, “que asegura altas tasas de reemplazo al favorecer a quienes no han cotizado a lo largo de su vida o lo han hecho durante un período muy corto, pero que no tienen nada que ver con el sistema de AFP”, enfatiza. Según Rivera, la principal conclusión del estudio es que el “sistema privado se encuentra en una grave crisis, pues está pensado para individuos que cotizan a lo largo de entre 35 y 40 años, lo que según el estudio no se logra”.
El economista de Fundación Sol, Gonzalo Durán, precisa además que de acuerdo a las estadísticas oficiales de la OCDE, la tasa de reemplazo que se calcula para Chile es de 44,9% en el caso de los hombres y de 34% en el caso de la mujeres. “Estas tasas son brutas (no consideran impuestos ni transferencias, que es el indicador más fidedigno para someter a examen el sistema privado chileno) y además se han calculado para una simulación ‘sin quiebres en la carrera’, es decir, con una densidad de cotizaciones de 40 años o sin cesantía. Resultados que distan mucho de los presentados por el estudio y están lejos del 70% que prometía el sistema en sus comienzo”, afirma.
El fundador de Felices y Forrados, Gino Lorenzini, echó de menos la consideración de las rentabilidades del sistema, que han sido decrecientes en los últimos años, y que -según coinciden los expertos- no volverán a los niveles del inicio del sistema, afectando sus resultados.
El presidente de la Comisión de Usuarios del Sistema Previsional, Hugo Cifuentes, se enfocó en el impacto sobre las tasas de reemplazo del crecimiento de las remuneraciones. “Si las rentas crecen 1,5% anual, la tasa de reemplazo es de 53% y 70% respecto a su última renta y su renta promedio. Pero si las rentas crecen 3,0% anual, la tasa de reemplazo es de 38% y 64% respecto a su última renta y su renta promedio de toda su vida laboral, respectivamente”, puntualizó. Desde Ciedess, en tanto, se enfocan en las mujeres, afirmando que la relación entre pensión y remuneración se ve más afectada por la edad temprana en que se pensionan.
“Ese factor debe corregirse, aunque el mercado del trabajo tardará un tiempo en acomodarse en dar trabajo a personas mayores”, sostienen.

Deje una respuesta

Usted debe ser Conectado publicar un comentario.